Alimentación y Suplementación – Segundo Trimestre

Alimentación en el embarazo

Durante la gestación es muy importante una alimentación balanceada. Querida mami, cada vez que comes y bebes, puedes intentar visualizar la comida nutriendo a tu bebé, ayudándolo a desarrollarse sano. Consumir 3 comidas principales más una ración adicional en el día es importante para completar los requerimientos nutricionales.

Incluye alimentos de origen animal ricos en hierro como carne, pescado, vísceras, hígado, sangrecita, bazo, bofe.

Micronutrientes 

Las necesidades de energía de macro nutrientes como proteínas, grasas y carbohidratos, y micro nutrientes como las vitaminas y minerales, se incrementan durante la gestación y en el período de lactancia, porque el organismo necesita satisfacer las demandas, el metabolismo y depósito, tanto de la madre como la de su bebé, condición indispensable para proteger la salud de la madre y el niño.

Dos de los micronutrientes importantes en esta etapa de gestación son el hierro, cuya deficiencia, es decir la anemia es una de las causas de mortalidad neonatal por prematuridad y bajo peso al nacer. Además, la deficiencia de calcio se asocia con preeclampsia y eclampsia y esta con bajo peso al nacer y retardo de crecimiento dentro del útero.

Suplementación

En esta etapa, una dieta balanceada difícilmente cubre las necesidades del desarrollo del feto por lo que es necesario comenzar con una suplementación de micronutrientes, que aseguren todo el requerimiento que la gestante necesita para ella y su niño. Los micronutrientes –también conocidos como vitaminas y minerales– son componentes esenciales de una dieta de alta calidad y tienen un profundo impacto sobre la salud ya que son esenciales para que el cerebro, los huesos y el cuerpo se mantengan sanos. Antes y durante la gestación se incrementa el requerimiento del consumo de micronutrientes, los cuales deben recibirse de manera adicional a través de la suplementación:

Sulfato ferroso. Durante el embarazo la mujer gestante requiere hierro para el desarrollo del feto, la placenta, la síntesis de eritrocitos adicionales y reponer las pérdidas que se darán durante el parto. Uno de los principales problemas que trae una deficiencia de hierro es la anemia. La anemia durante la gestación puede ocasionar parto prematuro, bajo peso al nacer y aumento en el riesgo de la mortalidad materna. Finalmente, una inadecuada reserva de hierro durante el embarazo puede afectar las reservas de hierro en el recién nacido.

El hierro que se absorbe con mayor facilidad es el que proviene principalmente de todas las vísceras, carnes, aves, pescado, entre otros.

La anemia tiene un impacto muy severo en el desarrollo del niño, puede ser inadvertida, siendo los daños que produce en los primeros años de vida irreversible.

 

Evitar:

  1. Café y alcohol.
  2. Cigarros y zonas con este humo de cigarros.
  3. Medicamentos sin receta médica, tampoco vitaminas sin prescripción o calmantes.
  4. Comidas muy aderezadas.
  5. El ají.
  6. Consumir mates de cualquier tipo.

También puedes leer:

Suplementación

Apoyo emocional y físico a la mujer que da de lactar

Opiniones / Comentarios de otras personas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *