agosto 1, 2019

Movimiento Libre: Evitar el andador

Movimiento Libre: Evitar el andador - Mis Primeros Tres

El Movimiento Libre consiste en dejar al bebé moverse espontánea y autónomamente, sin la dirección del adulto. No se coloca al bebé en posiciones  que no logre él mismo y no se le exige ningún movimiento.  Los niños aprenden por sí mismo y a su ritmo a sentarse, gatear o caminar,  el adulto debe facilitar el espacio para promover la iniciativa y juego independientes.

El desarrollo psicomotor no se enseña, se promueve al permitir al niño madurar a su propio ritmo. Así el bebé que explora activamente su entorno, concentrado, seguro y consciente del espacio, se desarrollará adecuadamente. Solo necesita ser respetado, querido y reconocido en sus logros. Esto favorece su salud, equilibrio y habilidad motora, le  brinda la posibilidad de conocer mejor sus propios  límites y destrezas,  y  tener mayor confianza para tomar decisiones.

Si se le dice al niño cómo y qué hacer, promovemos su dependencia del adulto, limitamos su capacidad de tomar decisiones y su iniciativa de experimentación, de raciocinio, voluntad y creatividad, afectamos su confianza.

El adulto acompaña con su presencia permanente, su mirada atenta, conversando; es la figura de apego seguro que brinda protección y confianza; no interviene.

El bebé desde el movimiento expresa emociones, pensamientos, toma decisiones, se conoce a sí mismo, al otro y al mundo. No importa si se mueven mejor o antes, sino cómo llega a ese movimiento, cómo lo ha hecho y cómo lo hace sentir, qué imagen le devuelve de sí mismo y del mundo que lo rodea.

Recomendaciones:

  • Pon a su alcance materiales simples para que explore, gatee o trepe (cojines o cajas); no le animes a cogerlos ni se los des.
  • Cárgalo si quiere.
  • No lo pongas en posiciones que no haya logrado.
  • Ponle ropa cómoda y mejor descalzo.
  • No uses andadores, les fuerza a posturas no elegidas.

El uso del andador altera y retrasa el desarrollo de habilidades motoras como el gateo, que ayuda al niño a desarrollar la orientación espacial y la coordinación motora, que favorece la independización de la mano y el consiguiente desarrollo de la motricidad fina (básica para desarrollar la lectoescritura).

Se  cree que el andador ayuda al niño a caminar y los mantiene seguros, pero ocurre lo contrario: provoca caídas y lesiones como traumatismos craneoencefálicos, lesiones cutáneas, fracturas y lesiones dentales.

El mejor lugar para que un niño aprenda caminar es el suelo; promover el gateo, es lo mejor pues el bebé gana fuerza muscular, coordinación, equilibrio y seguridad  para pararse y lograr caminar.

 

Noticias nacionales e internacionales

Opiniones / Comentarios de otras personas
  1. Joselyn jota Cisneros dice:

    Muy interesante lo que dice, ahora me ayudará a cómo guiar a mi bebé que acaba d cumplir 7 meses,pensaba comprarle andador.. Pero con lo que dice lo estoy dudando gracias por los consejos

    1. Mis Primeros Tres dice:

      Hola Joselyn! Gracias por tus comentarios. Si es mejor que el bebé no use el andador ya que tiene diversos factores que no permiten un movimiento libre y espontáneo en el bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados